Arias de Ópera, Canciones, Romanzas y Boleros

– 31.03.2018 Casal Municipal de Creixell –

de Luis Suarez

Interesante dúo de voz y piano conceptual sobre el papel de la mujer como musa de poemas, arias y canciones. Quizás solo se echará en falta alguna mujer en el campo de la composición, aunque no faltaron tanto en el campo citado como en el interpretativo.
Históricamente las mujeres han estado presentes en la historia del arte. Ya desde la prehistoria y la antigüedad encontramos formas femeninas representadas en estatuillas, pinturas murales y cerámicas, por sólo mencionar algunas. Desde la época del Renacimiento, donde la mayor inspiración estaba en el tema religioso, mucho también salía de amores, modelos, lo especial en un desconocido, y desde luego las mujeres. Para muchos artistas estas féminas representaron su razón para crear. Más allá del talento que pudieran tener o no las mujeres artistas, era para ellas institucionalmente imposible alcanzar la excelencia. Si bien ya existieron mujeres artistas que hay que seguir recuperando y echar de un lado el machismo, ya en los primeros años del siglo XX surge en las ciudades un nuevo tipo de mujer, moderna y activa que lucha por una nueva posición. Con la llegada del sufragio femenino y el mayor acceso a la educación, una elite de mujeres participa en los debates del momento. Son intelectualmente activas, autónomas y creadoras.

Bogdanchikova, soprano siberiana, residente en Cataluña, que no solo tiene una calidad y un brillo fascinante, demostrando sonidos majestuosos y nobles para el deleite del escuchante. Su voz iluminó la sala, haciéndola vibrar esos momentos de quietud, dulzura y orgullo noble y femenino y elegancia. Este recital de arias y canciones en varios idiomas, incluidos el de su tierra natal y adoptiva parecen haber causado un buen gusto entre el público asistente. Piezas del mundo del lied universal y llenas de una especial belleza y encanto, estilo entregado con una bella y noble simplicidad.
La parte del piano, en algunas partes seguían bien la estela de la voz, con algunos fallos en las partes más rápidas y bien reflejada su fuerza en casos como “El Vito” de Obradors.

Concierto «Horizontes Musicales»

CartellHorizontesMusicales

La pianista Fuko Ishii y el violoncelista Roger Morellò presentan su concierto «Horizontes Musicales» con obras de Debussy, Brahms, Granados, Piazzolla et al.

FukoIshii

Fuko Ishii, pianista de Japón. Es ganadora de diversos concursos como: 3rd International Chopin Competition en Asia, 58th all Japan Students Music Competition, 9th Ettlingen International Piano Competition, Japan Chopin Competition. En 2013 gana el 1er premio en el 82º Japan Music Competition, tocando en la final el Concierto número 3 de Rachmáninoff op.30, el cual es retransmitido en las televisiones y radios de la NHK.

RogerMorellòRos.jpg

Roger Morellò Ros , violoncelista nacido en Reus. Ha actuado por países como Francia, Países Bajos, Gran Bretaña, Suecia, Austria, Alemania, Italia, España y en festivales como Aurora Winter Classic Festival 2016 de Suecia y el Festival Echo 2016 de Italia. Además, como solista ha tocado en importantes salas como la Filarmónica de Berlín, el Auditorio Pau Casals y el Auditorio Josep Carreras, entre otros. Ha grabado el trío de J.Brahms op.114 para la Radio Nacional de España en 2014. Página web: www.rogermorelloros.com

 

Lugar: Casal Municipal de Creixell

Fecha y hora: Sábado, 28 de abril a las 20h
Entradas: 10 EUR. Apto para niños mayores de 6 años. Niños hasta 12 años gratuitos.
Venta anticipada en Ticketea

 

El acordeón balcánico

– 17 y 18 de febrero del 2018 – Nikola Tanasković, acordeón & Maria Ivanović, piano – Casal de Creixell e Iglesia del Convento de La Salle, Cambrils (Tarragona) –

de Luis Suárez

Lujoso e innovador experimento de dúo formado por acordeón y piano. Toda una verdadera delicia de contemplar como ambos instrumentos respiraban a la par. Pareja artística serbia, residentes en Barcelona cuyo amor por la música es algo que se ve venir de serie. Una verdadera delicia de artistas completos y entregados a su arte.

Tanto en la sala de cámara, como en la Iglesia de sonoridad majestuosa se podía degustar una fusión de timbres exaltados. Ambos artistas son de categoría eminente que saben utilizar los instrumentos de una forma comunicativa interpretando un programa de diferentes épocas y combinación de estilos, como de Cesar Franck, Cabezón, Piazzolla… Cabe destacar también la mágica relación entre intérpretes y público que se dejaron llevar de la mano para un éxito asegurado. Cantidad de matices y bellos sonidos consiguen que el dúo tímbrico suene de un modo cercano a través de un sonido muy caluroso y logra acercar la música al público con un gran equilibrio entre la escritura del compositor y las exigencias de la audiencia.

Referente a la actuación en solitario de N. Tanaskovic, en la iglesia, cabe destacar su amor por la música contemporánea y vanguardista, ya que, al ser un instrumento tan reciente, casi toda la música interesante que se ha escrito para él ha sido en la segunda mitad del siglo XX y en el XXI. Asimismo, cabe destacar la música antigua para órgano o harmónium o clave, donde se pudo observar que es un repertorio que funciona a la perfección en sus respectivas transcripciones. De su actuación entregada hubo una gran abducción escuchando aquel gran pulmón y cualquiera de sus mínimos quejidos o suspiros, su respiración, las notas llevadas al infinito sacadas del instrumento con gran profesionalidad y pasión. Un acordeonista de categoría que consigue que su instrumento suene de un modo inusualmente cercano a través de un sonido muy caluroso.

Dúo Vita – Mujer, Musa de la Música

2018-03-31-VictoriaFernandez-TatyanaBogdanchikova

La mujer es, fue y será la musa más importante para todos los compositores de todos los géneros musicales. Este mes de marzo es dedicado a la Mujer, por lo mismo, el 31 de marzo clausuramos este hecho tan importante con un Concierto de Voz y Piano. La soprano Tatyana Bogdanchikova y la pianista Victoria Fernández protagonizarán la velada interpretando todo un programa dedicado a la mujer. De mujeres a mujeres a través de la música. Arias de ópera, boleros, romanzas, canciones, un repertorio lleno de amor, pasión y carácter femenino.

El concierto se dirige a todos los públicos.

El Dúo Vita, formado por la soprano Tatyana Bogdanchikova  y la pianista Victoria Fernández, en Youtube: Casta Diva de Bellini

Web de Tatyana Bogdanchikova: http://tatyanabogdanchikova.com

 

Lugar: Casal Municipal de Creixell, Av. Dr. Pujol, 15, Creixell (Tarragona)

Fecha y hora: 31.03.2018 a las 20:00h. La taquilla abre 1h antes.

Entradas: 10EUR (menores hasta 12 años entran de manera gratuita)

Venta anticipada de entradas en Ticketea

El Amor es Música – Acordeón y Piano

2018-02-17-cartel-Tanaskovic-Ivanovic

Nicolas Tanasković – Acordeón

Considerado el acordeonista joven más prometedor de la escena musical internacional, ha logrado resultados inigualables, con más de 40 galardones obtenidos en concursos de ámbito nacional e internacional, como el primer premio del 51º Internationaler Akkordeonwettbewerb Klingenthal (Alemania), el primer premio y el premio a la mejor interpretación de obra obligada y el premio del público del 16º Certamen Internacional de Acordeón Arrassate Hiria (País Vasco), el primer premio de la 58º Trophee Mundial de El Acordeón (Sarajevo), etc.
Inició su formación en la Escuela de Música “Isidor Bajic” de Novi Sad (Serbia) con la profesora Nada Vjestica. Se ha hecho merecedor de figurar entre los premios especiales que otorga el gobierno de Serbia como reconocimiento del éxito y la difusión de talento. Continuó la formación académica en el Conservatorio Superior de Música del País Vasco-Musikene con Iñaki Alberdi y amplió conocimientos con un Máster de Interpretación Solista al C. S. Katarina Gurska con Ángel Luis Castaño.
Ha ofrecido giras y conciertos en gran parte de Europa y en Asia. También ha actuado en festivales, como la Quincena Musical de San Sebastián, X Ciclo de Música Contemporánea de Badajoz, Accordion Festival de Palanga (Lituania), NOMU Festical en Novi Sad (Serbia), II Festival Internacional de Acordeón de Pekín, e invitado por la Fundación Juan March de Madrid. Como solista, participa con la Vogtland Philharmonie Greiz-Reichenbach (Alemania), NOMU Festival Orchestra (Serbia), Joven Orquesta de Cámara de Vojvodina (Serbia), Plural Ensemble, Musikene Sinfonietta, Orquesta de RTVE; bajo la batuta de los directores Caba Zima, Stefan Fraas, Fabian Panisello, José Luis Estellés, Arturo Tamayo, Borja Quintas, etc.
Su carrera y una particular visión de la interpretación la han llevado a colaborar con compositores como Gubaidulina, Torres, Lazkano, Ibarrondo, López Estelche, Santcovsky, Kovacevic, Furundarena, Busto y Dong-Myung Kim.
Junto con el Trío Arbós ha grabado para RTVE Cuentos de Andersen de Jesús Torres y con la Orquesta Sinfónica de RTVE hizo la grabación de Izarbil para el CD monográfico del compositor Félix Ibarrondo.

 

 

Maria Ivanović – piano
Nacida en Serbia en 1985 , obtiene la titulación de músico diplomado -pianista y de profesora de piano en la Universidad de Novi Sad, Serbia, con la reconocida profesora rusa Svetlana Bogin. Posteriormente inicia el doctorado en piano en la Facultad de las Artes de la Universidad de Niš, en su ciudad natal. Realiza años de especialización en la Escuela Superior de Música de Cataluña con los profesores Vladislav Bronevetzky y Charles Tunnell en música ca de cámara ), en el segundo.
Ha tomado másterclass con pianistas de talla Internacional como Arkadij Volodos, Boris Berman, Sergio Perticaroli, Noel Flores, Lovro Pogorelich, Vladislav Bronevetsky, Valerijs Sigaljevich, Vladimir Ogarkov, Dušan Trbojevic y Svetlana Bogin.
Ha realizado conciertos en Serbia así como Montenegro, Rumanía, Austria, Croacia, Italia, Alemania así como en diferentes ciudades de España.
“Potencia y sensibilidad”, en palabras de la crítica catalana, describen a esta pianista serbia, afiancada en Barcelona desde el año 2010. Maria logra una carrera internacional gracias a más de cuarenta galardones obtenidos en concursos del ámbito nacional e internacional, entre los que caben destacar el Primer premio en el 6o Concorso internazionale per la esecuzione della música contemporánea “Accademia dei Concordi” (Roma, Italia), Primer premio en el 19o Concurso Internacional Arjau (Barcelona), Segundo Premio en el 42o Concurs de Joventuts Musicals de Catalunya como también el Premio especial para la mejor interpretación de F. Mompou en la 43a edición, Segundo Premio en el 9o Concurso para jóvenes interpretes Eugènia Verdet (Barcelona), Primer Premio Absoluto y el Premio Especial para el mejor intérprete de Europa del Este en el Concorso internazionale di musica “Città de Vasto” en Italia.

 

Lugar: Casal Municipal de Creixell

Fecha y hora: Sábado, 17 de febrero a las 19h
Entradas: 10 EUR, niños hasta 12 años gratuitos
Venta anticipada de entradas en Ticketea

El pianista Carlos Bianchini presenta su nuevo CD en concierto

Bianchini-A3-poster_CREIXELL

Natural de Barcelona, y con una sólida formación clásica y jazzística, Carlos Bianchini ha recorrido numerosos países de Europa, Latinoamérica y Estados Unidos, participando en una gran variedad de proyectos tanto del mundo de la música como las artes escénicas, no sólo con su faceta de creador, sino también en su faceta como productor. Todo ello le ha otorgado tanto a nivel personal como creativo una experiencia global, a la vez que particular, de entender esta forma de expresión artística que es la música.

Carlos Bianchini ha hallado en el formato musical de Solo Piano la fórmula expresiva perfecta para transmitir y mostrar la simplicidad y a la vez la grandeza del arte de la música. Para él la magia de este arte consiste en la relación que se crea entre audiencia e intérprete; músico y oyente disfrutan a la vez de una experiencia efímera, siendo cómplices por un momento de un tiempo y de un espacio que sólo a ellos pertenece.

El concierto será el domingo, 28 de enero de 2018 en el Casal Municipal de Creixell.

Venta anticipada de las entradas en Ticketea. Precio: 10 EUR (niños hasta 12 años gratuitos).

Impresiones de su concierto en Terrassa, 05 de noviembre de 2017

El Trío Transilvania con Elisabeth Miranova (piano) capta el público en su concierto de gira

de Luis Suárez

– 18.11.2017 – Trío Transilvania con Elisabeth Miranova (piano) – Creixell Classic – Casal Municipal de Creixell –

El Trío, fundado en la región rumana que lleva su nombre, está formado por Stefania Zaharia (violín), Alina Stavar (viola) y Makcim Fernández (violonchelo), todos ellos integrantes de la Orquesta Filarmónica de su cápita, Sibiu; además cuenta con la participación especial de la pianista rusa Elisabeth Miranova.

Recital de cámara basado en la búsqueda de la parte más íntima de grandes compositores, buscando sus impresiones a la búsqueda de una desnudez en sus sentimientos y vivencias de su personalidad y acontecimientos del día a día. Algo que rara vez se puede lograr fuera del ámbito camerístico. La primera parte resultó de obras desconocidas del repertorio habitual, mas no por ello exentas de un manto agradable de música degustativa para un público entregado. Se sucedieron las diferentes combinaciones entre el grupo con una correcta conexión entre sus miembros.

Enescu (1881-1955) fue un niño prodigio del violín y también del piano. Ingresó en el Conservatorio de Viena a la edad de siete años y se graduó a la edad de 13 años. Al año siguiente continuó sus estudios en el Conservatorio de París. Se convirtió en virtuoso y maestro del violín, pero también se dedicó a la composición, que es la rama por la que más se le recuerda actualmente. Abarcó prácticamente todos los géneros y produjo una cantidad considerable de música de cámara. Aquí nos encontramos con dos pequeñas obras de juventud. La “Aubade” (Amanecer), para trío de cuerdas, se completó en 1899 y se publicó tres años más tarde. “Serenade en Sourdine” (1899) de compuso para dúo de violín y chelo. Deliciosas canciones de amor, cantadas por la mañana como parte de los amantes, con una hermosa música romántica con las voces más bajas, con el violonchelo en particular interpretando el papel de una guitarra rasgueada. Una cara más desconocida del autor franco/ rumano que resulta una buena opción donde se requiere un trabajo más corto para un concierto o tal vez como un bis. Ciertamente no debe perderse de los repertorios.

Richard Strauss (1864-1949) fue un compositor y director de orquesta alemán conocido especialmente por sus óperas y poemas sinfónicos, y aclamado como una figura destacada en la composición romántica alemana posterior. De su semidesconocida, que no por ello menos interesante y recientemente grabada en su integral, música de cámara, el grupo escogió este agradable divertimento de juventud. “Variaciones sobre una canción popular bávara” (1882) para trío de cuerdas comienza con una línea de violín lírica y papeles secundarios del chelo y la viola antes de que los tres se unan y cada uno da un giro con la melodía y el soporte. El tema y la forma de variación se basan en los elementos folclóricos iniciales, que aparecen en frases fluidas, secciones en punta y coloridos cambios en el tono. El trío llegaba a equilibrar melodías suaves con grandes crescendos y declaraciones majestuosas. El final se acerca a los últimos momentos al unísono en una furtiva frenética.

Johan Halvorsen (1864-1935) fue un compositor, director de orquesta y violinista noruego, célebre en su época pero luego olvidado hasta hace poco, que dos sellos discográficos conocidos han recuperado su obra orquestal y de cámara. De él nos llegan estas “Zarabanda con variaciones para dúo de violín y viola sobre un tema de Händel” (1914) Basado en el  movimiento de la “Suite de teclado Händel en Sol menor, HWV 432”. El dúo abrió la partitura con una disposición relativamente sin adornos del tema original durante la primera parte de su arreglo, pero pronto la música florece en una serie de variaciones separadas, algunas líricas y expresivas, otras explosivamente virtuosas.

Y así se llegó a la segunda y diferenciada parte del recital, con la obra estrella. Cuando la “Sonata para violonchelo y piano, op.40” de Shostakovich recibió su estreno en diciembre de 1934, muchos de sus contemporáneos se impresionaron por su lenguaje conservador. Su imagen como el “enfant terrible” de la Unión Soviética aún no se había desvanecido a pesar de su regreso público a un lenguaje musical más accesible en su aclamada, y luego repudiada por el propio Stalin, ópera “Lady Macbeth”, estrenada ese mismo año. Alrededor de este tiempo Shostakovich escribió varios artículos que describen su búsqueda de un lenguaje simple, claro y expresivo. Aunque esa búsqueda fue para llevarlo al mundo profundamente ambivalente de la “Cuarta Sinfonía” de 1936, la “Sonata” es claramente una manifestación temprana de esta nueva tendencia. Desde el comienzo se siente como una nueva partida. Su apertura suavemente oscilante no suena como todo lo que Shostakovich había escrito antes; la repetición muy consciente de la exposición sonata es casi una declaración de fe en los primeros principios clásicos. Su lenguaje está impregnado de entonaciones de música popular y “Lady Macbeth”. Los solistas mostraron gran concentración en una lectura ariosa que se puede escuchar en el inicial Moderato. En el Scherzo Shostakovich recupera el buen humor del “Primer Concierto para piano” del año anterior, otra obra maestra, manteniendo el espíritu maníaco de las influencias del music-hall a escasa distancia, alternando con una aspereza de raíces populares rusas con una perfecta escritura de sus ritmos repetidos y gruesos.  El Largo de hace un eco fuertemente en su fraseo de cuatro compases, su forma melódica e incluso en un punto por una alusión cercana a la ópera citada, con una percepción poética e introspectiva hechizante.  El final es inusualmente claro para lo que se esperaba del genio ruso. Comienza con un animado tema de piano que pronto retomará el violoncelo y se extenderá dos veces con pases intensivos, en lo que son episodios de un diseño de rondo modificado, con pases intermedios de pleno ingenio.

En definitiva, para una obra apenas ensayada entre ambos artistas: ¡¡solo apenas dos días!!, se puede decir que el resultado ha sido óptimo. Con un discurso difícil y fracturado entre ambos instrumentos, las cualidades de máxima expresividad por parte del chelo apoyado en un piano tanto agresivo que no sirve de mero acompañante sino como solista a la par. Grandes dificultades de glissandi y pizzicatos contrastantes con el piano, conteniendo una fluidez hermosa, destacando las semicorcheas del violonchelo y las escalas del piano en unas ideas poéticas que cada vez que la música se vuelve más introspectiva lanzan un hechizo mágico entre el oyente para tener a cada uno colgando de cada nota.

El Dúo Irina y Fedor Veselov triunfó en un Concierto de Piano a 4 Manos

de Luis Suárez

– 04.11.2017 – Dúo Veselov (Irina y Fedor) – Creixell Classic – Casal Municipal de Creixell –

Irina y Fedor Veselov

Una tarde – noche de tormenta eléctrica, lluvias torrenciales y tiempos convulsos, nos llegaba un encantador matrimonio ruso, residente en Barcelona, cargado de energía positiva, simpatía y amabilidad para ofrecernos este derroche de entrega total ante un público de todas las edades. Una sesión de clásicos populares, de danzas fácilmente concebidas para el disfrute y reconocimiento inmediato, sin necesidad casi de presentación ni programa impreso alguno. Algunas piezas escritas originalmente para piano a cuatro manos, como las sublimes “Danzas Húngaras” de Brahms y/o las “Danzas Eslavas” de Dvorak. Otras transcritas directamente por el mismo compositor u otros intérpretes y/o contemporáneos de los mismos autores (como las danzas archiconocidas del “Cascanueces” de Tchaikovsky por su amigo Anton Arensky), en páginas efectistas llenas de luz, fuerza y color. Mas todo ello ha de ser acompañado por una plena predisposición de público e intérpretes. Y así ha sido. La fuerza de los primeros en llegar a la sala, solventando las inclemencias temporales, y la pasión de los intérpretes hicieron posible esa interacción entre ambas partes que siempre es tan de agradecer.

Fuerza expresiva mezclada con virtuosismo eficaz, sin sobrepasarse en modo alguno, fueron las guindas efectistas que marcaron la senda del éxito. Teclado a cuatro manos fundido en uno, con una perfecta conjunción entre técnica y pasión. Recorrido por diferentes ritmos folclóricos de distancias largas, sin notar por ello un ápice de bajeza. Domino absoluto de los mismos. Una música, en buena parte de salón, que posee la magia de evocación, nostalgia y alegría. Desde las encantadoras miniaturas de Brahms, estampas de la Hungría plena de artistas y ritmos fácilmente reconocibles, a las más elaboradas postales eslavas de Dvorak que fueron concebidas a recomendación del primero para su editor Simrock, llevándolo al reconocimiento y fama fuera de sus fronteras. Unas páginas llenas de emotividad con melodías de gran inspiración lírica y contrastes rítmicos. Todo un ejemplo de calidad dentro de un producto concebido en principio para el disfrute casero de la burguesía y aristocracia de la época en el Imperio Austro-húngaro. Las deliciosas danzas líricas de Grieg, evocadoras de las costumbres y naturaleza bella de su Noruega natal. Auténticos poemas de inspiración de deliciosas frases y acordes versados en su piano inseparable; joyas de la literatura musical nórdica indispensables en la historia del arte. Un rompedor Piazzolla inimitable, que su literatura para bandoneón y conjuntos instrumentales son fácilmente interpretados por cualquier instrumento sin perder ni un ápice de su fuerza. Una “Habanera de Carmen” de Bizet en una transcripción de tones incluso jazzísticos en su coda. Las melodías danzantes rusas, de un Khachaturian soviético capaz de sacar joyas de sus ballets sorteando la “Censura Stalinista” de la época evocando su Armenia natal. Y el venerado Tchaikovsky que a todos transporta en la fantasía; unas melodías que desde niños han ido acompañando a generaciones. De sabio es ser agradecido y el público así lo hizo constar. La sonrisa dominó el ambiente alegre durante toda la sesión y tras la misma. Así fue el amanecer dorado que siguió a la tormenta.

Aleksandar Krapovski acompañado por Diana Baker tocan el concierto para violín KV 218 de Mozart y op. 35 de Tchaikovsky en un concierto del ciclo Creixell Classic

de Luis Suárez

– 07.10.2017 – Creixell Classic – Casal Municipal de Creixell (Tarragona) – Aleksandar Krapovski, violín y Diana Baker, piano – Concierto para Violín nº4 Kv 218 de W.A. Mozart y Concierto para Violín op. 35 de Tchaikovsky (reducción para piano) –
Magistral derroche de energía y expresividad por parte de Krapovski en estas dos obras maestras dedicadas por dos maestros universales, entrelazados entre sí. Tchaikovsky, admirador expreso del arte de Mozart. Para Tchaikovsky, la música de Mozart era como una encarnación de la belleza divina en una forma humana que inspiró amor, y en una notable entrada en el diario de 1886 describió a Mozart como un ” Cristo musical “. Esta adoración de Mozart tuvo sus orígenes en la infancia de Tchaikovsky, pues cuando aún no tenía cinco años se conmovió cuando oyó la orquestación que su padre había traído de San Petersburgo, reproducir fragmentos de su ópera “Don Giovanni”. Escuchando la música de Mozart despertó en él un “culto apasionado por ese genio” que duró toda su vida. Mozart fue para Tchaikovsky “el músico y artista ideal en todos los aspectos”.
La generosidad creativa de ambos es otro punto en común, de ahí se ve en las sendas obras aquí expuestas. La espontaneidad en vena de un jovencito Mozart hace de la obra aquí expuesta una auténtica delicia para cualquier oyente. Bien en esta partitura la reducción orquestal para piano solo puede pasar desapercibida, el violín lleva la voz cantante, Diana Baker acompaña correctamente sin pasar por encima al solista, como en la partitura original discurre por deseo del autor; obra de cámara con una belleza melódica embaucadora. Krapovski demuestra una gran expresividad y su gozo es transmitido al público, con una lectura nítida y de somero disfrute interior.
Mas es en el bellísimo “Concierto” de Tchaikovsky donde la balanza se decanta ostensiblemente por el violinista macedonio. Lectura acertadamente apasionada de una partitura autobiográfica, de un momento depresivo superado por el ruso, con una predisposición a un tratamiento persuasivo y melancólico del hecho melódico y el acentuado contraste del elemento dramático. Todo ello encuentra, tanto en el ejecutor como en el oyente medio, una adhesión total, con momentos sobrecogedores que impulsan la empatía con el compositor. Esta hermosísima partitura estrenada en Viena el 4 de diciembre de 1881, se desarrolla en un clima poético donde siempre está presente la melancolía eslava. Tchaikovsky da rienda suelta a las introvertidas “pausas” de contemplación vaticinadora de tragedia, así como a las repentinas pinceladas rítmicas y coloristas; cambios drásticos de estado de ánimo, de meditaciones dolorosas y de impulsos de alegría que la crisis existencial parecía haberle negado. Una ejecución apasionada que lejos de ser fruto de un sentimentalismo fácil, se debe a una serie de contradicciones “fatales”, que se introducen como una especie de confesión personal. Krapovski se da el respiro, que el compositor intencionadamente añade en la “Canzonetta – Andante”, con cierto sabor eslavo donde, el piano en este caso, expone dulcemente la melodía, que luego repite el violín acentuando la melancolía y el tono romántico que prevalece a lo largo de toda la obra. Delicadas sonoridades llegan a constituir un diálogo con el violín de encantadores contornos; detalles que unidos a la expresión melódica hacen de este pasaje uno de los instantes más bellos e inspirados de la partitura. Un rítmico “Allegro vivacissimo” cambia la atmósfera del movimiento anterior, acercándose así al final de este concierto. El frenesí de las danzas eslavas llega a vislumbrarse a través de los potentes acentos orquestales, que aquí notan su ausencia y ensombrecen la instrumentación original y de las sonoridades del violín, que alcanzan contornos espectaculares en los pasajes que cierra la obra, con un Krapovski totalmente entregado en un derroche de virtuosismo y sensibilidad suprema.