Frank Sinatra – From Here To Eternity


Matthew Crawford, bajo-barítono – Victoria Fernández, piano

de Luis Suárez

Sábado, 21 de septiembre de 2019, Casal de Cultura de Creixell, Tarragona

Que Sinatra sigue vivo nadie lo pone en duda, se puede observar en llenos rotundos como es el caso. Una sala abarrotada, con el cartel de «todo venido”, para ver algo más que un holograma de «La Voz». Un soberbio solista norteamericano, de residencia en España y miembro de la plantilla del «Teatro de la Zarzuela de Madrid», de voz profunda, simpatía venida en serie y un gran aspecto de la musicalidad y admiración para este gran personaje de la canción universal; todo ello nos muestra esta primera colección de singles de Sinatra con la pianista Victoria Fernández es también la mejor una gran manera de recobrar a la memoria muchas de aquellas melodías que enseguida nos vienen a la cabeza, números bien cantados que bien merecen su continua popularidad. Después de Bing Crosby, ningún vocalista de jazz tuvo más éxito en las películas, o fue mejor para entrelazar sus actuaciones con sus películas, que Frank Sinatra. De 1940 a 1970, nunca estuvo lejos de Hollywood, y sus éxitos cinematográficos a menudo iban de la mano de su fortuna popular; incluso sus personajes de películas se alinearon con sus temas y ambiciones musicales, desde su papel protagónico. Sinatra también se aseguró de que grabara un montón de material excelente. La belleza de cualquier colección de Frank Sinatra es que, dependiendo de cómo los productores la organicen para cualquier propósito que tengan en mente, permite al oyente enfocarse en un aspecto diferente del trabajo del cantante y elegir detalles nuevos y variados. Aquí hubo un alto nivel, de cuidada selección y gusto interpretativo que muestra un buen compromiso para los oyentes que estén (o no) preparados para recibir de nuevo a «la voz»: la interpretación de Crawford es una delicia, que suena penetrante y como era de esperar, un swing alegre, un blues sentido, baladas negras llenas de sentimiento; sin necesidad de seguir un estricto orden cronológico; y este orden funciona, agitando la olla de la tarifa más familiar de Sinatra de la época en nuevas formas y yuxtaposiciones, exhaustiva, informativa y muy entretenida. por lo que terminamos con un «retrato» atractivo e informativo, con una interacción amable y ligera entre ambos intérpretes, de anecdotarios personales de la leyenda y la historia de las canciones elegidas, en todas sus diferentes manifestaciones y escenarios: banda grande, grupo pequeño…, todo ellos con un acierto en reducción al piano, no siempre suficientemente bien publicado en partituras y que obliga al pianista a sudar la gota gorda en un correcto alegro y hacer suplir, de la mejor manera posible, los míticos arreglos de las grabaciones. Fernández sale bien parada, aún si tomamos en cuenta que su formación es eminentemente clásica. Como en la mayoría de las colecciones de Sinatra, el énfasis está en las baladas, aunque no falta el himno de entretenimiento alegre «New York, New York». La voz de Crawford suena asimismo como una balada, y con su voz funciona de esa manera a un nivel tan alto de calidad, cercana y vigorizante.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s