Concierto «El Despertar de la Primavera» – cancelado

La soprano Tamara Alexeeva cantará canciones y arias de óperas, acompañada por la pianista Irina Veselova.

Tamara Alexeeva (soprano)

Se formó en canto lírico en el Conservatorio Superior «A.Boito» de Parma, Italia. Entre sus profesores están maestros como Franco Corelli, Katia Ricciarelli, Virginia Zeani, Leone Maggera e Mietta Sighele. Ganadora de los concursos «Iris Adami-Corradetti» de Padua, «Giuseppe Verdi» de Parma, «Voci verdiane» de Busseto (Italia). Debuta en el papel de Giulia en la ópera «La scala di seta» de Rossini en el teatro Comunale de Bologna (Italia). Su experiencia profesional cuenta con papeles principales de repertorio internacional en los teatros: Comunale de Cagliari, Teatro San Carlo de Napoli , Teatro Filarmónico de Verona, Festival «G.Verdi» en el Teatro Regio de Parma, Festival «G.Donizetti» de Bergamo, Teatro «Marruccino» de Chieti, Teatro «Giglio» de Busseto, Stadttheater de Berna (Suiza), Opéra de Lyon (Francia), Festival A.Kraus de Las Palmas (España), Gran Theater of Sejong Center de Seoul (Corea), Gran Theater de Shangai (China), Conneticut Grand Opera (EEUU). Trabajó bajo la dirección de directores y conductores de orquesta de renombre internacional como: Franco Zeffirelli , Peter Stein, Pier Luigi Pizzi, Lindsay Kemp, Gian Franco Cobelli, Romano Gandolfi y Gerard Korsten.

Irina Veselova (piano)

A la edad de 5 años comienza sus estudios de piano en la Escuela Central de Música y continúa su formación en el Conservatorio de Grado Medio de su ciudad natal con la profesora Elvira Rossinskaya. Durante los años de estudio ya ganó distintos concursos regionales y nacionales. Actúa en recitales de distintas ciudades de su región y también con la Orquesta Sinfónica Filarmónica de Barnaul. A la edad de 18 años se traslada a Moscú para continuar su formación con la profesora Ksenia Knorre en el Conservatorio Estatal «Piotr Tchaikovsky». En 2010 obtiene la Licenciatura de Música de grado Superior Universitario. Desde 2011 hasta 2014 realiza un curso de perfeccionamiento en el Conservatorio Superior del Liceo con el profesor Stanislav Pochekin. Obtuvo premios en concursos nacionales de Rusia como «Igumnov y Gavrilin», el primer premio en el Concurso Internacional del compositor Nasedkin.

Programa

A. Rubinstein «Noche»
G. Verdi «Stornello»
F.P. Tosti «Visione»
V. Bellini «Vaga luna che inargenti»
F. Mompou «Damunt de tu només les flors»
P. Tchaikovsky «¿Por qué?»
S. Rachmaninov «Mañana»
M. De Falla «Siete canciones españolas»
G. Puccini «O mio babbino caro»
G. Verdi «Mercé, dilette amiche»
G. Puccini «Si, mi chiamano Mimi»
A. Catalani «Ebben,n’andró lontana»

LugarCasal Municipal de Creixell

Fecha y hora: cancelado sine die

Jorge Jasso (tenor) & Elisabeth (Bess) Mironova (piano) – Una Historia de Amor

de Luis Suárez

Aquí se conocieron, aquí se casaron hace una semana, y para refrendarnos en el estado inicial de enamoramiento candente, aquí nos quisieron dejar ello plasmado con un bello recital «light» de canciones ligeras francesas, italianas y mexicanas, pasando a ratos por la opereta y el musical. Bajo un estado de salud no muy bueno, debido a las molestias de inflamación en la faringe y mucosidad espesa en los pulmones, nuestro tenor mexicano (aún así) no quiso dejar tendidos a los aficionados en aplazamiento o suspensión del evento y hizo un sobreesfuerzo por llevar a cabo su labor, aunque fuera muchas veces a media voz, sin forzar la máquina. El sufrimiento que se le veía en sus gestos al final tuvo el agradecimiento unánime. Solo hace falta destacar un poco más de teatralidad en piezas como «Memory» del musical «Cats» de Andrew Lloyd Webber, donde se notara la falta de una gata sobre el tejado. El homenaje a tenores de renombre que dieron vida a estas canciones fue evidente, como Alfredo Kraus en «Los Pescadores de Perlas» de Bizet, única aria de ópera del evento, Luis Mariano en las operetas, Plácido Domingo y José Carreras en muchos de los boleros y temas de desamor mexicanos, Javier Camarena como miembro ilustre del actual elenco de tenores líricos y de bel canto de la cantera hispanoamericana que reluce en los mejores coliseos actuales…, y Jorge Negrete que también apareció por los rincones del escenario. En definitiva, un repertorio para todos los públicos sin muchas pretensiones de música clásica y en el cual, bajo los defectos notados en las capacidades mermadas de nuestro talentoso tenor, la entrega valió la pena para hacer pasar un agradable momento a los asistentes. Mironova estuvo más que correcta, solo que podía haber sido más si los arreglos hubiesen tenido un poco más de equidad con entre piano y voz, quizás algún intermedio musical pianístico que resaltase su figura y valiese para una mínima recuperación de la voz de Jasso, así como la tapa bajada del todo del instrumento.

Valentine’s Night

El tenor Jorge A. Jasso canta el programa «Historia de un Amor», con arias de óperas y zarzuelas, baladas y boleros, acompañado por la pianista Elisabeth Mironova

undefined

LugarCasal Municipal de Creixell

Fecha y hora: Domingo, 16 de febrero del 2020 a las 19h.

Entradas: 10 EUR.

Apto para niños mayores de 6 años. Niños hasta 12 años gratuitos.

Gira por México del «Trio Lírico»

El «Trio Lírico», formado por la mezzosoprano Jennifer Ramírez, el barítono Carlos Andrade y la pianista Victoria Fernández, ofrece un montage de la ópera «Carmen» de G.Bizet, El «Barbero de Sevilla» de G.Rossini y un fragmento de la «Caballería Rusticana» de P.Mascagni. En la segunda parte se dan extractos de Zarzuelas y preciosos boleros.

Durante el concierto del 13 de noviembre en el gran teatro de Villahermosa (Tabasco), con aforo hasta 1200 personas, habrá un acompañamiento de los alumnos de la escuela de flamenco de Hilda Galán y el coro de la escuela de Música «Odessa» de Villahermosa.

Jennifer Ramírez

El primer papel de Jennifer Ramírez en la ópera fue Mercedes en versión concierto de Carmen de Bizet, junto con la mezzosoprano Marina Rodríguez-Cusí como Carmen, dirigida por Josep Lluis Valledecabres.
Después de terminar sus estudios, se mudó a Italia, donde continuó estudiando con el tenor Antonio Lemmo, comenzando al mismo tiempo con una intense actividad musical.
En 2010, fue elegida para interpretar el papel de Maddalena en Rigoletto de Verdi para la Stazione Lirica di Gubbio (Roma).
Ha ofrecido muchos conciertos y recitales líricos, en Francia, Alemania, España, China, Austria, EE.UU, pero especialmente en Italia, incluyendo los géneros de ópera y llevando siempre la zarzuela muy presente.
Más tarde, fue elegida para participar en la Accademia di Belcanto Rodolfo Celletti para actuar en el Festival della Valle D’Itria en Martina Franca (Bari), donde asistió a las clases magistrales de Mariela Devia, Vincenzo De Vivo, Paolo Coni, Stefania Bonfadeli, Jessica Pratt, Sherman Lowe, Antonio Greco y Alberto Zedda, entre otros.
En febrero de 2017 regresa a Nueva York para realizar dos recitales, donde abordan la música española y su influencia a nivel internacional, con gran éxito y aceptación entre el público estadounidense.
En noviembre de 2017 colabora con un proyecto para conmemorar y recordar al bailarín Félix Rodríguez, con un primer concierto en Murcia y con la expectativa de una gira por Europa, con un nuevo repertorio, que incluye a compositores rusos como Glinka y Dargomyzski, compositores franceses como como Bizet, italianos como Rossini y alemanes como Mahler, todos ellos influenciados por la música española de los últimos siglos.
En el año 2018 continua con su gira de concierto alrededor de Europa, EE.UU y Rusia, dónde adentrándose un poco más en el barroco es muy bien recibida entre el público.
El año 2019 se presenta bastante intenso, con una agenda bastante interesante y muy rica en novedades, comenzando con conciertos en varias ciudades españolas y seguidamente una gira muy intensa de conciertos con diferentes repertorios de música española por varias ciudades de Rusia, entre ellas Moscú, dónde inicia su gira y la cierra con su último concierto.

Carlos Andrade

Carlos Andrade inicia sus estudios en la Facultad de Música de la Universidad Veracruzana, siendo guiado en esos primeros años por la profesora Noemí Cortés. Posteriormente recibe una beca otorgada por la Manhattan School of Music de Nueva York donde continúa su preparación profesional bajo la supervisión de Maitland Peters, Ellen Repp y Norma Newton.
Ha interpretado exitosamente los roles principales de su cuerda en escenarios de México, Suiza, Inglaterra, Estados Unidos e Italia, aunque al residir en España la mayor parte de su actividad se ha realizado en este país. También ha realizado intensas giras en la geografía portuguesa. En este país ha cantado Fígaro de «il barbiere di Siviglia», Sharpless de Madame Butterfly y Rigoletto de la opera del mismo nombre.
El teatro Reina Sofía de Valencia, el Gran Teatro del Liceo en Barcelona y el Teatro Real de Madrid han visto algunas de sus interpretaciones entre las que destacan los papeles titulares de Rigoletto, Nabucco, Fígaro (Barbero de Sevilla) y Don Giovanni.
Ha cantado también Tonio (I Pagliacci), Alfio (Cavalleria Rusticana), il Conte di Luna (il Trovatore), Sharpless (Madame Butterfly), Giorgio Germont (La Traviata), Escamillo (Carmen), Enrico (Lucía di Lammermoor), Marcello (La Bohème), Amonasro (Aída), Renato (Un ballo in maschera), y Iago (Otello). En el campo del concierto ha cantado los solos de las misas de Réquiem de Giuseppe Verdi, Wolfgang Amadeus Mozart y Gabriel Fauré, la novena sinfonía de Ludwig van Beethoven, la Misa de coronación, de W.A. Mozart y el Magnificat, de Johann Sebastian Bach.
Ha sido dirigido por los maestros Alain Lombard, Vasili Vasilenko, Kurt Redel, Stephen Layton, Michael Singher, Sergio Oliva, János Kovács, Thomas Cultice entre otros.

Victorica Fernández

Victoria Fernández es descendiente de padre cubano y madre rusa, y ha visto influenciada su carrera profesional por estos orígenes. Cursó su formación profesional de música en la Habana, Cuba, en la Escuela
Nacional de Música, bajo la tutela de su madre, la pianista Irina Samodaeva y la gran profesora Ofelia Montalvan.
En 1988 ganó el concurso para estudiar en la Academia de música para niños talentosos Stoliarsky, en Odessa, Ucrania, donde trabajó con la profesora T. Fomina. Luego se trasladó a Volgogrado, Rusia, para estudiar y finalizar su bachillerato en piano, en el prestigioso Liceo de las Artes A. Serebriacov con la profesora G. Giliova.
Obtuvo el grado superior de piano en el reconocido Conservatorio de Música de Odessa, Ukrania, en donde trabajó con profesores de talla internacional como L. Ginzburg, L.Samodaeva y A. Zelinsky. Se graduó con honores como pianista, profesora, especialista en música de cámara.
Postgrado en interpretación pianística en el Liceo de Barcelona, bajo la tutela del reconocido profesor y pianista cubano, Cecilio Tielles.
Laureada de varios concursos, como el concurso de Amadeo Roldan , «Lira de Plata» en Rusia, etc.
Durante 8 años vivió en México (Tabasco) donde se desenvolvía profesionalmente como profesora, pianista y divulgadora del arte clásico.
Actualmente vive en España y encabeza la Asociación Amigos del Arte VITA, colabora con las Fundaciones «Irina Samodaeva» y PiuMosso. Representa el Instituto Schnittke de Moscú en España. Organiza conciertos, concursos, festivales, eventos culturales para Colegios, empresas y ayuntamientos.
Ideóloga y realizadora de viajes culturales ArtTour a Rusia y México, donde se enfoca a la sociedad mas joven al turismo cultural y al perfeccionamiento artístico (música, danza, pintura, idiomas etc.)

Francisco Fierro toca las «Polonesas» aparte de composiciones propias

de Luis Suárez

Notas al programa

La Polonesa es una danza polaca de movimiento moderado y en compás de 3/4. En su origen era una marcha solemne que daba principio y fin a una fiesta realizada en casa de una familia patricia; las parejas, tomadas de las manos y guiadas por el dueño de la casa, atravesaban las salas, las galerías y los jardines, haciendo los más extravagantes movimientos. Las melodías de la polonesa suelen ser de una estructura simple, a base de frases breves. Posee un ritmo muy característico en el que se combinan corcheas y semicorcheas.
Chopin, quien escribió al menos 17 de ellas, las cuales se cuentan entre las polonesas más célebres y notables. Chopin escribió polonesas durante la práctica totalidad de su vida musical, pues la primera data de 1817, cuando tenía tan sólo siete años; y la última, la conocida «Polonesa-fantasía», se publicó en 1846, tres años antes de su fallecimiento. Por otro lado, la mayoría de las polonesas de Chopin fueron compuestas para piano solo, pero también están la «Andante spianato y Gran Polonesa brillante Op. 22» en mi bemol mayor, para piano y orquesta —aunque existe además una versión para piano solo—, y «la Introducción y polonesa brillante Op. 3» en do mayor para piano y violoncello.
Chopin condensó una imagen idealizada de su país y manifestó el concepto de nacionalidad hasta entonces poco significativo, aún más cuando éste poseía un matiz político. Sobre el particular algunos autores han señalado un sentimiento paradójico, puesto que el patriótico Chopin, luego de cumplir veinte años jamás volvería a pisar suelo polaco y se adaptaría a la vida parisiense. Al tiempo en que Chopin se dedicó a la creación de estas obras, la polonesa destinada a iniciar las fiestas de la corte sólo recordaba la antigua caballerosidad de los nobles polacos, manteniendo su carácter viril, melancólico y heroico. Con ellas Chopin condensó una imagen idealizada de su país y continuó sublimando musicalmente los sucesos de Septiembre de 1831cuando Polonia fuera invadida y dominada por Rusia.
El gran pianista, Antón Rubinstein relacionó estas obras con la amada Polonia del compositor. Esta descripción puede ser demasiado específica e implican un contenido programático que Chopin nunca pretendió, pero aún tienen validez aquí ya que este compositor lució su nacionalidad con orgullo, no solo permitiendo que se filtre en su música para convertirse en una de muchas características, sino alentador para convertirse en un ingrediente esencial.


Crítica

Francisco Fierro ha demostrado repetidamente sus puntos fuertes en el repertorio del concierto, de menos a más, eligiendo siete de las Polonesas publicadas por Chopin. Para abrir y cerrar el recital, sin embargo, expuso dos de sus piezas, por él compuestas, utilizando su faceta de compositor – improvisador que fama le ha granjeado ya, mostrando un papel más íntimo como recitador, sacando de la chistera melodías cantábiles y bellas, a la manera de la música de piano solo de maestros del teclado como Haydn, Mozart, Beethoven, Debussy y/o Chopin. Fierro, sin duda, vierte sus propios sentimientos sobre el país natal del homenajeado en estas piezas, ya que las actuaciones son descaradamente apasionadas y conmovedoras, y la cantidad de rubato que usa sugiere que interpreta con una intensa participación emocional, a manera del franco – polaco, libre de tendencias y expectativas, y dando forma a estas polonesas con expresión personal. Fierro no exagera los efectos a veces, haciendo que la música sea tanto extravertida como poética, no más de lo necesario en ambos casos. Su consistencia muestra que ha sopesado sus opciones cuidadosamente a la espera de la Integral que espera en el futuro proyecto de grabación.

Chopiniana 2ª parte – las Polonesas

El pianista y compositor Francisco Fierro toca obras propias y las Polonesas de Frédéric Chopin

Comenzando su educación musical a los 12 años en el Conservatorio Padre Antonio Soler de San Lorenzo de El Escorial, su principal referencia pianística la toma de la pedagoga rusa Galina Eguiazarova, profesora de la Escuela Superior de Música Reina Sofia de Madrid.

Además de su faceta como intérprete, la composición y la improvisación forman una parte de igual importancia en su profesión, habiendo estrenado obras propias y habituado a realizar improvisaciones en directo en sus conciertos.

Su trayectoria le ha llevado a tocar en las principales salas españolas como el Teatro de la Maestranza de Sevilla, Palau de la Música de Valencia, Palau de la Música de Barcelona, Auditorio Miguel Delibes de Valladolid, Auditorio Nacional de Madrid y Auditorio de Zaragoza así como en importantes festivales como el Festival Internacional Pianino Chopin de Valldemossa, Festival Internacional de Piano Rafael Orozco de Córdoba, I Festival de Cámara Villa de Lerma en Burgos, Festival Banco Santander en Santander, Clásicos de Verano de la Comunidad de Madrid y festivales europeos como el Festival Internacional de Piano de Colombes en París, Chopin Fest en Kósovo, o la Beethoven Society of Europe en Londres ofreciendo conciertos en Steinway Hall, Saint James Piccadilly, Bolívar Hall y Regent Hall entre otros.

En 2015 Francisco Fierro se traslada a Texas en Estados Unidos donde realiza sus estudios de Máster en la clase del pianista valenciano Josu de Solaun, recibiendo beca completa y un puesto como asistente.

Tras recibir el Primer Premio del Concurso Bradshaw and Buono International Piano Competition en Nueva York, Francisco Fierro hizo su debut en el Carnegie Hall en mayo de 2015.

Así mismo, Francisco Fierro ha obtenido otros primeros premios como el Classical WETA Salon Series y el Sam Houston Concerto Competition 2016, que le han llevado a actuar a lo largo de los Estados Unidos; Washington D.C., Ohio, Florida y Texas.

Francisco Fierro toca la Kreisleriana de R.Schumann

Recientemente ha participado y actuado dentro del Miami International Piano Festival Academy en Florida, Estados Unidos y entre sus próximos compromisos destaca su participación como solista dentro la temporada de la Orquesta de Radio Televisión Española interpretando el Concierto nº 3 para piano y Orquesta de Sergei Rachmaninov.

Francisco Fierro toca el Concierto para Piano y Orquesta Nº3 de S.Rachmaninoff

Este concierto se organiza en colaboración con la Fundación Più Mosso (www.fundacionpiumosso.com), a su vez comprometida con la música clásica desde hace más de 20 años.

Programa

  • F. Fierro: Preludio
  • F. Chopin: Polonesas
    Op. 26 no. 1 en Do sostenido menor, Allegro appassionato. (1834-1835)
    Op. 40 no. 1 en La mayor, Allegro con brio. (1838)
    Op. 40 no. 2 en Do menor, Allegro maestoso. (1838-1839)
    Op. 44 en Fa sostenido menor, Moderato, «Tragic» (1840-1841)
    Op. 53 en La bemol mayor, Mæstoso, «Heroic» (1842)
    Op. 61 en La bemol mayor, Allegro mæstoso, «Polonaise – Fantaisie» (1845-1846)

Entrevista por Radio Catalunya Música – CatClàssica.cat

https://www.ccma.cat/catradio/catalunya-musica/

Por primera vez en los 6 años de la existencia del proyecto-festival «Creixell Classic» la emisora Radio Catalunya Música pone su foco en nuestro proyecto, y nos concede una entrevista a Francisco Fierro y Victoria Fernández el viernes, 8-N, entre las 18h y 19h, en el espacio «Assaig General». La emisión se puede escuchar en directo el día 8-N usando las frecuencias de CatalunyaMúsica, o por internet usando la dirección http://catmusica.cat. Además puede ser re-escuchado seleccionando la fecha del 8-N 2019 en la hemeroteca «A la Carta» a través de este enlace.

LugarCasal Municipal de Creixell

Fecha y hora: Sábado, 09 de noviembre del 2019 a las 19h.

Entradas: 10 EUR.

Apto para niños mayores de 6 años. Niños hasta 12 años gratuitos.

DeLIS Dúo – Sonatas para violoncello y piano

Irma Bau, violoncello – Irina Veselova, piano

de Luis Suárez

La inclusión de la sonata para violín n.° 1 en sol mayor op. 78, de Brahms, en la extraña versión, después de haberla escuchado tantísimas veces en su versión original, resulta poco habitual al oído, pero no es sino con más que deseable porque le permite a solistas y público cambiar de timbre acostumbrado por completo y mostrar el dominio de autor de un idioma íntimo y melódico, como se puede disfrutar en toda su enorme producción de cámara. En muchos momentos, DeLIS establecen una calidez y profundidad. Ambas poseen una técnica impecable plasmada en esta Sonata plenamente romántica, de ricos matices, escalada románticamente pero emocionalmente íntima, fueron tan cálidas como el sol en una tarde de verano y tan profundamente sentidas como un primer amor. El desafío para los intérpretes es equilibrar la complejidad con las grandes melodías brahmsianas que aparecen en los movimientos con los temas internos en los exteriores, donde el control de los artistas sobre el desarrollo motívico del material es impresionante.

El siguiente paso en el programa fue la bellísima y conocida «Sonata para violín» (en la trascripción para violoncello) de César Franck. La entonación del violoncello no fue para nada problemática, con algunos de los pasajes más difíciles en la literatura que lo acompaña, Veselova hace un trabajo fácil y claro del segundo movimiento diabólico de la sonata. Bau evita problemas con la entonación, con un sonido suave y redondeado. El autor buscaba un intrincado equilibrio de los dos instrumentos, que a veces en el piano se ve más tenue el sonido de lo que se esperaba. Ofrecen una interpretación que respira pasión, drama y libertad, en un esquema cíclico sabiamente estructurado. A destacar su tono penetrante para profundizar en la fantasía rapsódica, donde Bau parece estar completamente bajo la piel de la música, y expresa sus reflujos y flujos y sus intimidades y éxtasis con una sinceridad que viene directamente del corazón. La enorme musicalidad de ambas en sus interpretaciones es realmente bella, con una autenticidad idiomática que argumentan apasionadamente para que los oyentes al menos prueben, disfruten y se metan de lleno en las almas de los compositores.

A destacar el bis de una de las «Tres Piezas para violoncello y piano» de Nadia Boulanger, que forma parte de un proyecto futuro sobre las mujeres compositoras.

Dúo DeLIS

Irma Bau (violoncello) e Irina Veselova (piano) tocarán obras de Johannes Brahms y César Franck

LAS SONATAS DE VIOLÍN EN CLAVE DE FA

Este programa quiere englobar dos de las más grandes y increíbles obras de música de cámara para violín y piano que se han escrito en la historia de la música. Se trata de la sonata en sol mayor de Johannes Brahms op. 78 y la sonata en la mayor de César Franck. Ambas son obras mæstras y tienen gran cabida en las programaciones de todas las salas en todo el mundo. Pero se pueden interpretar también por violoncello y piano? Como es que los violoncelistas pueden incluirlas en su repertorio?

En 1878, un ya maduro Johannes Brahms, comienza a escribir la sonata en sol mayor op. 78, la que sería la primera de una serie de tres sonatas, después de haber hecho tres intentos anteriormente y haber destruido los borradores por su alta exigencia.

La escribió cuando veraneaba en Pörtschach am Wörthersee, Austria, y refleja aquel maravilloso ambiente del balneario de Carintia. Esta sonata fue conocida con el nombre de «Regensonate» (sonata de la lluvia) en honor su propio lied «Regenlied op. 59, nº3», la melodía se puede reconocer a lo largo de la sonata, y está basada en un bello poema elegíaco del escritor nórdico Klaus Groth donde habla de sentimientos de nostalgia y melancolía.

En relación a estos textos, hay una intención programática en toda la obra, por eso encontramos el tema inicial a lo largo de toda la sonata. Fue calificada por la audiencia como una de las mejores obras mæstras escritas nunca por este género y fue de gran inspiración para el repertorio camarístico romántico. Con esta sonata Brahms consiguió equilibrar los dos instrumentos perfectamente, un problema que no se había llegado a resolver del todo en dúos de piano e instrumentos de cuerda, en que el piano acababa teniendo un papel más protagonista. Lo hace demandando que el violín pueda tener plenamente un papel melódico protagonista. Esta obra es de un lirismo exquisito.

Parece ser que el compositor decidió transcribir la sonata para que su amigo violoncelista Robert Hausmann pudiera interpretarla. Para hacer una buena adaptación la transportó a la tonalidad de re mayor, una tonalidad mucho más cómodo para el violonchelo, e hizo todo de pequeños cambios de tesitura, dobles cuerdas, acordes, e incluso añadir algún tema en la parte del violoncello, que inicialmente en la sonata para violín interpretaba el piano. De este modo se la hace mucho más agradable de tocar por este instrumento. Unos años más tarde, en 1887, el violoncelista Jules Delsart escucha en París la sonata para violín y piano de César Franck, actualmente considerada una de las mejores sonatas escritas por este
género. Delsart queda tan impresionado, que decide escribirle a Franck para pedirle permiso para adaptarla para violoncello y piano. Los dos eran íntimos amigos y enseñaban al Conservatorio de París. No hay duda de que el compositor aceptó sin pensarlo.

En esta adaptación la parte de piano quedó intacto, sin sufrir ninguna modificación, y la parte del violoncello se mantiene muy similar al original, aunque adaptada al registro del instrumento. Sólo algunos pasajes más difíciles están transportados a una octava inferior. Durante la vida de Franck esta sonata fue interpretada por igual en las dos versiones y
fueron publicadas junto por la editorial Hamelle.

Fue dedicada al violinista Eugène Ysaÿe, y de hecho, otras fuentes confirman una historia diferente de la adaptación de la sonata para violoncello y piano: se dice que Franck empezó a escribirla para violoncello y piano y que, justo cuando empezaba, su amigo violinista Eugène Ysaÿe celebró su boda. Franck, como regalo, reescribió la sonata para violín y piano y se le regaló como regalo de boda.

Sea como fuere, Pau Casals en 1968 escribió «… lo que recuerdo claramente es que Ysaÿe me dijo que Franck le había dicho, que la Sonata estaba destinada al violín o el violoncello. Esta fue la razón por la que voy tomarla y tocarla tanto durante mis viajes. »

DeLIS Dúo

Irma Bau y Irina Veselova se conocen en Barcelona a principios del 2017, a las master-clases del mæstro Peter Bruns. La conexión entre ellas es inmediata, y deciden dar continuidad a aquel encuentro, formando un dúo estable. Se presentan en público el mes de marzo con un concierto en Barcelona, ​​y en abril de este mismo año ganan por unanimidad el primer premio en el 23º Concurso Internacional Paper de Música de Capellades.

Dos meses más tarde obtienen el segundo premio en el concurso internacional de Música de «Les Corts», en el auditorio Axa de Barcelona, ​​y en junio consiguen el primer premio, también para unanimidad, el Concurso Internacional Mirabent i Magrans de Sitges en la modalidad de música de cámara.

Esto las lleva a ofrecer recitales en prestigiosas salas, ciclos de conciertos y festivales de toda Cataluña y el resto del estado. Gracias al premio obtenido en el concurso Papel de Música, graban su primer CD, llamado «joyas del romanticismo» en el auditorio Atlántida de Vic bajo el sello de Solfa Recordings, con las sonatas de César Franck y Sergei Rachmaninov.

A pesar de ser una formación reciente, han recibido clases de los prestigiosos profesores Peter Bruns (Leipzig), Maria de Macedo (Madrid), Arnau Tomás (Cuarteto Casals) y Jacob Shaw (solista internacional).

Este febrero del 2019 han participado en el ciclo de conciertos «Audicions íntimes», presentados por Xavier Chavarria, grabados y emitidos por la cadena de radio «Catalunya Música» (http://catmusica.cat). Para la próxima temporada ya tienen programados varios conciertos en salas en todo el país.

Video promocional de DeLIS Dúo en YouTube

YouTube: 2º movimiento de la sonata en La de C.Franck

Programa: Sonatas para violoncello y piano de J.Brahms y C.Franck

LugarCasal Municipal de Creixell

Fecha y hora: Sábado, 12 de octubre del 2019 a las 19h.

Entradas: 10 EUR.

Apto para niños mayores de 6 años. Niños hasta 12 años gratuitos.

Frank Sinatra – From Here To Eternity

Matthew Crawford, bajo-barítono – Victoria Fernández, piano

de Luis Suárez

Sábado, 21 de septiembre de 2019, Casal de Cultura de Creixell, Tarragona

Que Sinatra sigue vivo nadie lo pone en duda, se puede observar en llenos rotundos como es el caso. Una sala abarrotada, con el cartel de «todo venido”, para ver algo más que un holograma de «La Voz». Un soberbio solista norteamericano, de residencia en España y miembro de la plantilla del «Teatro de la Zarzuela de Madrid», de voz profunda, simpatía venida en serie y un gran aspecto de la musicalidad y admiración para este gran personaje de la canción universal; todo ello nos muestra esta primera colección de singles de Sinatra con la pianista Victoria Fernández es también la mejor una gran manera de recobrar a la memoria muchas de aquellas melodías que enseguida nos vienen a la cabeza, números bien cantados que bien merecen su continua popularidad. Después de Bing Crosby, ningún vocalista de jazz tuvo más éxito en las películas, o fue mejor para entrelazar sus actuaciones con sus películas, que Frank Sinatra. De 1940 a 1970, nunca estuvo lejos de Hollywood, y sus éxitos cinematográficos a menudo iban de la mano de su fortuna popular; incluso sus personajes de películas se alinearon con sus temas y ambiciones musicales, desde su papel protagónico. Sinatra también se aseguró de que grabara un montón de material excelente. La belleza de cualquier colección de Frank Sinatra es que, dependiendo de cómo los productores la organicen para cualquier propósito que tengan en mente, permite al oyente enfocarse en un aspecto diferente del trabajo del cantante y elegir detalles nuevos y variados. Aquí hubo un alto nivel, de cuidada selección y gusto interpretativo que muestra un buen compromiso para los oyentes que estén (o no) preparados para recibir de nuevo a «la voz»: la interpretación de Crawford es una delicia, que suena penetrante y como era de esperar, un swing alegre, un blues sentido, baladas negras llenas de sentimiento; sin necesidad de seguir un estricto orden cronológico; y este orden funciona, agitando la olla de la tarifa más familiar de Sinatra de la época en nuevas formas y yuxtaposiciones, exhaustiva, informativa y muy entretenida. por lo que terminamos con un «retrato» atractivo e informativo, con una interacción amable y ligera entre ambos intérpretes, de anecdotarios personales de la leyenda y la historia de las canciones elegidas, en todas sus diferentes manifestaciones y escenarios: banda grande, grupo pequeño…, todo ellos con un acierto en reducción al piano, no siempre suficientemente bien publicado en partituras y que obliga al pianista a sudar la gota gorda en un correcto alegro y hacer suplir, de la mejor manera posible, los míticos arreglos de las grabaciones. Fernández sale bien parada, aún si tomamos en cuenta que su formación es eminentemente clásica. Como en la mayoría de las colecciones de Sinatra, el énfasis está en las baladas, aunque no falta el himno de entretenimiento alegre «New York, New York». La voz de Crawford suena asimismo como una balada, y con su voz funciona de esa manera a un nivel tan alto de calidad, cercana y vigorizante.